Conservación

La Conservación es indispensable para mantener resguardado el medioambiente, así como los hábitats y la biodiversidad.

Conservar los diferentes hábitats en la tierra se traduce en la expresión representada por cuatro R’s: «Repensar, Reducir, Reciclar y Reparar». Ante esto, se valida el consumo local, responsable, sostenible y con un uso correcto de los recursos renovales, así como la moderación respecto al uso destructivo de los recursos finitos, la prevención del daño a los recursos naturales, tales como la calidad de aire y el agua, las funciones naturales de la tierra y su valor cultural arraigado.